Share

¿Ante un cambio de era?: Arranca la histórica cumbre entre Donald Trump y Kim Jong-un

El presidente de EE.UU. y el líder norcoreano se reúnen este martes en el lujoso hotel Capella de la isla singapurense de Sentosa.

En el hotel Capella de la isla Sentosa, en Singapur, ha arrancado la histórica cumbre entre el presidente de EE.UU., Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un.

Al comienzo del encuentro, ambos líderes se han estrechado la mano. En una breve aparición ante la prensa antes del inicio de la reunión bilateral, Kim Jong-un ha destacado que Corea del Norte y EE.UU. han tenido que superar muchos obstáculos para poder celebrar esta cumbre.

Por su parte, el mandatario norteamericano dijo que se siente “genial” y que no le cabe ninguna duda de que la discusión será buena y de que mantendrá una “relación excelente” con el líder norcoreano.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, se estrechan la mano en el hotel Capella de la isla Sentosa, en Singapur, el 12 de junio de 2018. / Reuters

Tras mantener una reunión privada, Trump y Kim celebraron un encuentro con sus respectivas delegaciones. “Muy bien. Muy, muy bien. Excelente relación. Gracias”, expresó el presidente de EE.UU. después de hablar en privado con su homólogo norcoreano.

El mandatario estadounidense ha pronosticado también que él y Kim “resolverán un gran problema, un gran dilema“.

Por su parte, el líder norcoreano se ha mostrado dispuesto a trabajar en estrecha cooperación con el presidente de EE.UU., si bien ha apuntado que supondrá un desafío, informa Straits Times.

Durante la reunión, ambos líderes discutirán los “amplios y profundos puntos de vista sobre el tema del establecimiento de las nuevas relaciones entre EE.UU.-Corea del Norte”, así como la construcción de “un mecanismo de mantenimiento de una paz permanente y duradera en la península coreana”, además de “la desnuclearización de la península de Corea y otros asuntos de interés mutuo, como lo exige el cambio de era”, según adelantó la Agencia Telegráfica Central de Corea (KCNA, por sus siglas en inglés).

Kim: “Todo el mundo tiene la vista puesta en la histórica cumbre”

El primero en aterrizar el 10 de junio en la pequeña ciudad-Estado asiática fue el mandatario norcoreano. Escoltado por un gran convoy, se desplazó en limusina para entrevistarse con el primer ministro de Singapur, Lee Hsien Loong.

“El mundo entero tiene la vista puesta en la histórica cumbre entre Corea del Norte y EE.UU. y gracias a sus sinceros esfuerzos […] pudimos completar la preparación para la histórica cumbre”, dijo Kim a Lee.

Durante una visita nocturna a lugares emblemáticos de la ciudad, Kim se mostró impresionado por el nivel de desarrollo económico de Singapur y se ha dicho dispuesto a “aprender” del país asiático.

Trump: “Pronto sabremos si un acuerdo real puede tener lugar o no”

Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, llegó horas más tarde a Singapur, donde se reunió con el primer ministro del país anfitrión.

Antes de salir rumbo a Singapur desde Canadá, Trump aseguró que sabrá “desde el primer minuto” si Kim Jong-un habla en serio sobre la paz en la península de Corea, y advirtió que si sintiera que la cumbre no funciona “no perderá el tiempo“.

En un tuit publicado horas antes de la cumbre, el mandatario afirmó que “pronto sabremos si un acuerdo real, a diferencia de los del pasado, puede tener lugar o no”.

Cerca de 2.500 periodistas han acudido a Singapur para cubrir la reunión entre Trump y Kim. Además, cerca de 5.000 policías y personal de emergencia se encuentran de servicio durante la cumbre.

De ‘Pequeño hombre cohete’ a ‘Querido Kim’: Qué nos depara la cumbre histórica de Singapur

Se trata del primer cara a cara entre un presidente estadounidense en ejercicio y un líder norcoreano. Durante décadas, Washington y Pionyang apenas han mantenido contacto, ni después de la Guerra de Corea ni tras la caída del Telón de Acero.

De un tiempo a esta parte Estados Unidos y Corea del Norte venían intercambiando insultos y amenazas de tono beligerante. Poco después de asumir el cargo del presidente, Trump llamó al líder norcoreano “pequeño hombre-cohete”, y Pionyang respondió tachando al mandatario de EE.UU. de “viejo chocho mentalmente trastornado”.

Todo ello vino seguido de unos tuits insultantes de Trump, incluido uno en el que afirmaba que su botón nuclear era más grande que el de Kim. Todo hasta que un día el peligroso rumbo de esta diplomacia del insulto empezó a cambiar.

El pasado mes de marzo Trump sorprendió al mundo aceptando la invitación de Kim Jong-un para mantener un encuentro en persona, después de lo cual Singapur fue seleccionada como sede de la histórica reunión. Sin embargo, la senda para llegar a la cumbre no ha sido un camino de rosos, pues Trump amagó más de una vez con cancelarla.

Sea como fuere, la agenda de la cumbre sigue envuelta en misterio, ya que ninguno de los dos líderes ha anunciado oficialmente su posición. Se sabe que Estados Unidos quiere que Corea del Norte renuncie a sus armas nucleares dejándolas bajo supervisión internacional. A cambio, Washington podría ofrecer garantías de seguridad a Pionyang, así como ayuda económica.

En cualquier caso, la disposición para dialogar no significa que deba esperarse un acuerdo final en Singapur. El presidente Trump ha descrito el encuentro como un medio para conocerse.

actualidad.rt.com

Leave a Comment